Inicio » Alergia respiratoria » 14. El asma en el trabajo

14. El asma en el trabajo

Dr. Santiago Quirce Gancedo

Médico especialista en Alergología. Jefe del Servicio de Alergia del Hospital Universitario La Paz, Madrid

¿El ambiente laboral puede influir en el asma?

En los adultos que padecen asma bronquial, especialmente cuando la enfermedad es de comienzo reciente, es muy importante considerar que la causa del asma o su empeoramiento pueden deberse a la exposición a sustancias que se encuentran en el ambiente laboral.

¿Qué tipos de asma relacionada con el trabajo existen?

El asma relacionada con el medio laboral se clasifica en dos grandes grupos:

1. Asma ocupacional propiamente dicha, causada por agentes específicos que se encuentran en el lugar de trabajo.

2. Asma exacerbada en el trabajo, que es el asma preexistente que empeora por la exposición a diversos estímulos que suceden en el trabajo.

La diferenciación de ambos tipos es muy importante porque el tratamiento, el pronóstico y las repercusiones médico-legales son distintos.

¿Qué es el asma ocupacional o profesional?

El asma profesional, habitualmente denominada asma ocupacional (AO), se define como una enfermedad caracterizada por la existencia de limitación variable al flujo aéreo; hiperreactividad bronquial (tendencia de los bronquios a contraerse excesivamente por distintos estímulos); e inflamación bronquial debida a causas y condiciones atribuibles a un determinado medio laboral, y no a estímulos que se encuentran fuera del trabajo. Se distinguen dos grandes tipos de AO en función del mecanismo presuntamente implicado:

  • Inmunológica: tiene un período de latencia (desde que comienza la exposición hasta que se desarrollan los síntomas), y engloba todos los casos en los que existe un mecanismo inmunológico documentado o probable, que puede estar mediado por anticuerpos IgE o no. Incluye la mayor parte de los agentes de peso molecular alto (>1.000 daltons) y algunos de peso molecular bajo (<1.000 daltons).
  • No inmunológica: generalmente no existe un período de latencia, está representado por el síndrome de disfunción reactiva de las vías respiratorias (RADS) o, de forma más amplia, por el asma inducida por agentes irritantes.

¿Qué se entiende por asma exacerbada en el trabajo?

Se define como el asma previa o concomitante que empeora en el lugar de trabajo por la exposición a sustancias irritantes en concentraciones no tóxicas o por estímulos físicos. El empeoramiento del asma preexistente en el trabajo debido a estímulos inespecíficos es el principal diagnóstico diferencial del AO, y posiblemente la causa más importante de errores diagnósticos. También debe tenerse en cuenta que una historia de asma previa no excluye la posibilidad de que un paciente pueda desarrollar AO tras un período de exposición en el trabajo.

shutterstock_31677784.tif

Los veterinarios se encuentran entre los profesionales con mayor riesgo de padecer asma. (Créditos, F. 53)

¿Es frecuente el asma ocupacional?

El AO es la enfermedad respiratoria de causa profesional más frecuente en la mayoría de los países industrializados. El asma de origen laboral adquiere gran importancia por sus implicaciones clínicas, socioeconómicas y médico-legales, por lo que el diagnóstico precoz es fundamental. Los datos disponibles indican que alrededor del 10-15% de todos los casos de asma en adultos tiene un origen laboral. Un estudio realizado en Estados Unidos muestra que aproximadamente en uno de cada diez pacientes con asma tratados en Atención Primaria existe una posible asociación entre la exposición laboral y esta patología. En un estudio europeo realizado en la población general se ha encontrado que el 0,2-0,5% de los adultos jóvenes presentan asma relacionada con su trabajo. En España, el riesgo de asma atribuible a la exposición laboral se sitúa entre el 9 y el 20%. La tabla 1 muestra los datos de riesgo de asma atribuibles a la exposición laboral en distintos países.

¿Existen datos epidemiológicos en España?

Los sistemas de vigilancia a través de registros permiten estimar la incidencia del AO. Estos programas se han desarrollado en muchos países. En España comenzó en el año 2002 en Asturias, Cataluña y Navarra, y se han observado unas incidencias de 48,4; 77,2; y 75,8 casos por millón y año. Según los datos de un registro de notificación voluntaria de enfermedades respiratorias de origen laboral (EROL) recientemente desarrollado en algunas regiones españolas, como Cataluña, los agentes etiológicos del AO más frecuentemente implicados fueron los isocianatos (15,5%), los persulfatos utilizados en peluquería (12,1%) y los productos de limpieza (8,6%).

Tabla 1. Riesgo de asma atribuible a la exposición laboral en distintos países

País

Riesgo atribuible (porcentaje)

Autores/Año

Canadá

18

Johnson y cols. 2000

Finlandia

5

Karjalainen y cols. 2000

Nueva Zelanda

2

Fishwick y cols. 1997

Noruega

19

Bakke y cols. 1991

España

9

Kogevinas y cols. 1996

España

20

Monsó y cols. 1998

EE. UU.

12, 15

Blanc y cols. 1987, 1996

Varios

7

Kogevinas y cols. 1999

Media (rango)

13,5 (2-20)

FIGURA 1. Tipos de asma relacionada con el trabajo

figura1_cap14.tif

Es importante distinguir el asma exacerbada en el trabajo del asma ocupacional, que puede tener un mecanismo alérgico o ser inducido por irritantes en concentraciones altas (asma no alérgica).

14_foto_02.tif

La pintura con pistola es una actividad de riesgo por la exposición a isocianatos. (Créditos, F. 54)

¿Cuáles son las causas más frecuentes de asma ocupacional?

Las profesiones con un mayor riesgo de asma, según los resultados observados en la muestra española del Estudio Europeo de Salud Respiratoria (ECRHS), fueron los técnicos de laboratorio, los pintores (con pintura a pistola, que contiene isocianatos), los panaderos, los trabajadores de la industria del plástico y de la goma, los soldadores y los empleados en tareas de limpieza.

Tabla 2. Principales sustancias causantes de AO inmunológica y profesiones afectadas

Agente

Profesión o actividad industrial

Sustancias de peso molecular alto

Epitelios y orina de animales

Veterinarios, trabajadores con animales

Proteínas de marisco, huevo, leche

Manipuladores de alimentos

Ácaros de depósito

Granjeros, ganaderos

Deyecciones, plumas y ácaros de aves

Granjas avícolas

Harina de cereales, soja

Panaderos, manipuladores de grano

Enzimas (alfa-amilasa, celulasa, papaína, pepsina, bromelina)

Industria alimentaria y farmacéutica

Enzimas de Bacillus subtilis

Industria de detergentes

Polvo de ispaghula (Psyllium)

Manufactura de laxantes, enfermeras

Serrín de madera (samba, ramín y otras)

Trabajadores de aserraderos, carpinteros

Látex

Personal sanitario, manufactura de la goma

Gomas vegetales (guar, arábiga)

Industria alimentaria y farmacéutica

Sustancias de peso molecular bajo

Isocianatos

Pintura a pistola, manufactura del plástico, poliuretano, aislantes

Anhídridos ácidos

Industria del plástico, resinas epoxi

Persulfatos

Peluquería, cosmética

Acrilatos

Manipuladores de pegamentos, prótesis

Sales de platino, vanadio

Trabajadores de refinería

Sales de níquel, cromo

Trabajadores de chapado, niquelado, soldadores

Fármacos (antibióticos, piperazina, cimetidina, metildopa)

Industria farmacéutica

Desinfectantes (glutaraldehído, cloramina T)

Personal sanitario

Tintes reactivos

Industria textil

¿Dónde se encuentra información sobre los agentes causales del asma ocupacional?

Existen listados exhaustivos de las principales sustancias causantes de AO de mecanismo inmunológico en varias publicaciones y páginas webs, como http://www.hse.gov.uk/asthma/substances.htm o http://www.occupationalasthma.com/occupational_asthma_causative_agents.aspx.

En la tabla 2 se muestran las principales causas de AO de mecanismo inmunológico y las profesiones más frecuentemente afectadas.

Las sustancias capaces de causar asma por su acción irritante son: vapores, gases, aerosoles de líquidos o partículas que tienen un efecto tóxico directo en las vías respiratorias. La penetración y toxicidad de estas sustancias va a depender de su solubilidad y del tamaño de las partículas. Los agentes etiológicos implicados en el asma inducida por irritantes son muy variados, pero los más frecuentemente citados son el dióxido de azufre, el cloro, el amoníaco y diversos ácidos y humos.

¿Por qué se produce el asma ocupacional?

El desarrollo de esta enfermedad depende de la procedencia, concentración y tipo de exposición ambiental, de las condiciones de trabajo, factores de higiene industrial, así como de la respuesta individual de cada persona expuesta. Puede ocurrir, por tanto, que en concentraciones altas un determinado agente cause una respuesta de broncoconstricción debido a su acción irritante, y en condiciones
de exposición subirritante pueda producir una respuesta de
tipo inmunitario.

Existen más de 575.000 productos empleados en la industria que son potencialmente nocivos para el aparato respiratorio. Alrededor de 350 de estas sustancias proteicas naturales o agentes químicos de bajo peso molecular han sido implicados como agentes etiológicos del AO.

Aunque la respuesta inmunitaria frente a estos agentes puede estar mediada tanto por anticuerpos como por células, el mecanismo más frecuentemente implicado es el dependiente de anticuerpos IgE específicos, especialmente en el AO causada por agentes de peso molecular alto.

La figura 2 muestra los mecanismos implicados en la patogenia del AO.

¿Cómo se produce el asma ocupacional de origen inmunológico?

La mayoría de las sustancias de alto peso molecular que causan AO son proteínas de procedencia animal o vegetal que actúan a través de un mecanismo alérgico mediado por inmunoglobulina E (IgE). Estas proteínas se comportan como antígenos completos que estimulan la síntesis de IgE. No obstante, algunas sustancias químicas de bajo peso molecular necesitan combinarse con proteínas transportadoras, formando un complejo hapteno-proteína que también estimulará la síntesis de IgE. Cuando estas sustancias son inhaladas, se unen a la IgE específica que se encuentra en la superficie de unas células denominadas mastocitos y basófilos, desencadenando una secuencia de acontecimientos celulares que conducirán a la liberación de mediadores preformados o recién sintetizados, y al reclutamiento y activación de otras células que, en última instancia, provocarán una reacción inflamatoria en las vías respiratorias, característica del asma.

FIGURA 2. Mecanismos implicados en la patogenia del asma ocupacional

figura2_cap14.tif

Por otro lado, una gran parte de las sustancias químicas de bajo peso molecular causantes de AO operan a través de un mecanismo no mediado por IgE, pero probablemente inmunológico. Es probable que en estos casos intervenga la hipersensibilidad de tipo celular o tardía.

¿Qué es el síndrome de disfunción reactiva de las vías respiratorias?

El síndrome de disfunción reactiva de las vías respiratorias o RADS fue inicialmente descrito en 1985. En esta primera descripción se hacía referencia a 10 pacientes que desarrollaron síntomas de asma tras una única exposición a altas concentraciones de diferentes gases, humos o vapores con propiedades irritantes. En todos los casos, la exposición a concentraciones tóxicas de estos agentes se produjo de forma accidental o en condiciones de escasa ventilación, generalmente en el medio laboral o como consecuencia de accidentes. La duración de la exposición osciló desde pocos minutos hasta 12 horas, y en cinco de los casos la duración fue igual o inferior a 15 minutos. El intervalo desde la exposición al agente irritante hasta el comienzo de los primeros síntomas de broncoespasmo varió de escasos minutos a un máximo de 12 horas. Una de las características más importantes fue la persistencia de los síntomas de tipo asmático, durante al menos 3 meses, una vez finalizada la exposición y el tratamiento del episodio agudo. En todos los individuos se detectó hiperreactividad bronquial. Ninguno de los pacientes tenía antecedentes de enfermedad respiratoria antes de la exposición accidental a estas sustancias.

¿Puede producirse el asma por exposición repetida a sustancias irritantes?

Se ha observado que la exposición repetida a concentraciones altas de sustancias irritantes puede desencadenar un proceso asmático.

Se han identificado dos tipos de presentación clínica del asma por irritantes: por un lado, el asma de comienzo súbito, análogo al RADS; y un segundo tipo de comienzo no tan súbito. En este último tipo, la exposición a la sustancia irritante implicada no era masiva; tenía una duración mayor de 24 horas, y el comienzo de los síntomas de asma se producía de forma más lenta y progresiva. El mecanismo implicado en este tipo de asma causada por exposición reiterada a concentraciones moderadas-altas de irritantes podría ser distinto, y se ha señalado que la atopia (o sensibilización a aeroalérgenos comunes) y el antecedente de asma previa podrían contribuir de un modo significativo a su aparición. Este tipo de asma es importante porque es el que pueden sufrir los trabajadores de la limpieza u otro tipo de personal expuesto a sustancias irritantes o tóxicas, como los equipos de rescate y las fuerzas de seguridad.

¿Cómo influye la exposición laboral en la aparición del asma ocupacional?

Las propiedades físico-químicas de las sustancias inhaladas, la concentración y la duración de la exposición, así como las condiciones en que se produce esta exposición son factores relevantes en la inducción de sensibilización respiratoria. La intensidad de la exposición necesaria para provocar la sensibilización inicial es mayor que la que se requiere para desencadenar crisis asmáticas en un individuo ya sensibilizado. Varios estudios han demostrado la existencia de una clara relación entre el grado de exposición a una sustancia potencialmente sensibilizante y la aparición de síntomas de asma o de hiperreactividad bronquial. La duración de la exposición, sin embargo, no parece ser un factor tan crítico, ya que el 40% de los pacientes con AO tiene síntomas en los dos primeros años de exposición, y en el 20% los síntomas de AO aparecen a los diez años de exposición. En el caso del asma por agentes irritantes también se ha encontrado que el riesgo de sufrirlo depende del grado e intensidad de la exposición a agentes irritantes tóxicos.

shutterstock_72007057.tif

El desarrollo del asma ocupacional depende de la exposición ambiental, las condiciones de trabajo y los factores de higiene industrial, así como de la respuesta individual de cada persona expuesta. (Créditos, F. 55)

¿Los individuos alérgicos tienen mayor riesgo de sufrir asma ocupacional?

La atopia parece ser un factor predisponente para la sensibilización a sustancias laborales de peso molecular alto, como ocurre por ejemplo para los alérgenos derivados de animales de laboratorio o el látex. Por el contrario, la atopia no es un factor predisponente para el desarrollo de asma causada por sustancias de bajo peso molecular, como por ejemplo los isocianatos.

¿Cómo influye el tabaquismo?

Los fumadores tienen un mayor riesgo de desarrollar sensibilización y asma frente a sustancias que causan sensibilización mediada por anticuerpos IgE. Parece ser que el efecto irritante del humo del tabaco sobre la mucosa bronquial favorece la penetración de los alérgenos, facilitando su acceso a las células inmunitarias de la submucosa. Así, se ha encontrado que existe una asociación entre el tabaquismo y el desarrollo de AO causado por diversos agentes, tanto de alto como de bajo peso molecular, que actúan por un mecanismo dependiente de anticuerpos IgE.

¿Existe una predisposición genética para padecer asma profesional?

Probablemente, la sensibilización frente a los alérgenos presentes en el medio laboral está condicionada, al menos en parte, por ciertos factores genéticos, determinados y restringidos por el genotipo del sistema principal de histocompatibilidad (HLA). Se han descrito asociaciones entre determinados genotipos HLA y la sensibilización a ciertos alérgenos laborales. Por ejemplo, la alergia a animales de laboratorio se asocia con HLA B15 y DR4; la sensibilización al anhídrido trimelítico se ha relacionado con el HLA DR3, y los individuos con HLA DQB1*0503 parecen estar más predispuestos a desarrollar asma causada por isocianatos.

¿Cómo se diagnostica el asma ocupacional?

El diagnóstico de AO debe confirmarse de forma precoz y objetiva, puesto que cuanto más larga sea la duración de la enfermedad peor es el pronóstico. El diagnóstico de AO requiere, en primer lugar, demostrar la existencia de asma bronquial, y en segundo lugar, confirmar la relación del asma con el medio laboral. Esto implica la existencia de las siguientes características:

1. Una historia clínica compatible.

2. Obstrucción reversible al flujo aéreo (determinado por espirometría).

3. Si no se detectara obstrucción bronquial, es necesario demostrar la presencia de hiperreactividad bronquial inespecífica (HRB).

4. Establecer la relación del asma con el ambiente laboral mediante métodos objetivos.

5. Idealmente, identificar el agente etiológico.

El algoritmo diagnóstico del AO se muestra en la figura 3. Recientemente se ha publicado una normativa española sobre el asma ocupacional.

En el caso del asma por irritantes, el diagnóstico se basa casi exclusivamente en criterios clínicos y en una historia muy detallada sobre el tipo e intensidad de las exposiciones laborales, así como en la objetivación de la obstrucción bronquial y de la HRB.

¿Cuáles son las manifestaciones clínicas características?

Los síntomas típicos incluyen episodios de disnea o fatiga, sibilancias (pitos en el pecho) y tos, que característicamente aparecen o empeoran en el trabajo y mejoran fuera de él. La historia clínica es por lo tanto esencial para el diagnóstico del AO y debe ser lo más detallada y exhaustiva posible. No obstante, los síntomas pueden ser atípicos tanto en su naturaleza como en su relación temporal con la exposición en el trabajo. Por ejemplo, los síntomas pueden desencadenarse una vez concluida la jornada laboral, lo que es debido a la aparición de respuestas asmáticas tardías, que son relativamente frecuentes con los agentes ocupacionales, especialmente los de bajo peso molecular. En un estudio prospectivo se observó que el valor predictivo positivo de la historia clínica era sólo del 63%, mientras que el valor predictivo negativo era del 83%, lo que quiere decir que la historia clínica es más útil para descartar el diagnóstico de AO que para confirmarlo.

FIGURA 3. Algoritmo diagnóstico del asma ocupacional

figura3_cap14.tif

HRB: hiperreactividad bronquial; PBE: provocación bronquial específica con el agente sospechoso; FEM: flujo espiratorio máximo.

¿Cómo se valora la exposición ambiental en el trabajo?

Como parte importante de la evaluación de todo paciente con sospecha de AO, también deben analizarse cuidadosamente las características de la exposición ocupacional y ambiental a agentes potencialmente causantes de AO. La valoración debe incluir una anamnesis detallada de los diferentes puestos de trabajo y tareas, así como de los procesos de producción en los que haya estado involucrado. Debe investigarse la frecuencia e intensidad de las exposiciones laborales a agentes potencialmente causantes de AO. En muchos casos, cabe obtenerlos de los datos de las fichas de seguridad de los productos presentes en el medio laboral, informes de higiene industrial, así como los datos de los registros médicos de los trabajadores expuestos. También puede ser muy útil realizar una visita de inspección al lugar de trabajo, para analizar y comprender mejor los procesos de producción y las posibles exposiciones laborales.

¿Qué es la hiperreactividad bronquial (HRB) y para qué se utiliza?

La determinación del grado de HRB a agentes farmacológicos broncoconstrictores (metacolina o histamina) es de utilidad en varios aspectos del estudio del AO. La HRB puede aparecer tras desarrollarse la sensibilización a un agente específico y, por otro lado, la HRB disminuye e incluso puede desaparecer tras cesar la exposición laboral. La ausencia de HRB (medida inmediatamente después de la jornada laboral), cuando un individuo ha estado trabajando durante 2 o 3 semanas, prácticamente descarta el diagnóstico de AO.

La determinación seriada de la HRB en el trabajo y fuera de él es un buen método para demostrar que el asma bronquial está relacionada con la exposición laboral. La HRB generalmente aumentadurante un período de exposición en el trabajo y disminuye cuando ésta cesa. Esta prueba se utiliza de forma paralela a la monitorización del flujo espiratorio máximo (FEM). No obstante, la medición seriada de la HRB no aumenta la sensibilidad ni especificidad de la monitorización del FEM. Es necesario que el trabajador permanezca un mínimo de 10-14 días sin trabajar para poder observar una disminución de la HRB.

¿En qué consiste la monitorización del flujo espiratorio máximo?

La monitorización del FEM durante períodos de trabajo y de baja laboral es un método frecuentemente utilizado en el diagnóstico del AO. Esta prueba diagnóstica parece ser de gran utilidad siempre que se cumplan ciertos requisitos. Antes de comenzar la monitorización del FEM, debe estabilizarse el asma y utilizar la mínima cantidad de medicación necesaria para controlar los síntomas. El paciente debe ser instruido en la correcta utilización del medidor de FEM y sobre cómo registrar en un diario los síntomas y el consumo de medicación, así como anotar la jornada laboral y el tipo de exposición. La duración del estudio no está claramente establecida, aunque se ha sugerido que se registre el FEM durante al menos dos semanas, mientras el sujeto está trabajando, y también un mínimo de 10-14 días cuando se encuentra fuera del trabajo.

Con respecto al número de veces que debe medirse el FEM diariamente, se considera que cuatro mediciones repartidas a lo largo del día son suficientes. El uso de medicamentos para el asma no debe cambiarse durante todo el período de monitorización, ya que los resultados pueden ser difíciles de interpretar si el tratamiento se modifica. El análisis visual de los gráficos obtenidos parece ser el mejor método para valorar los resultados.

¿Qué utilidad tienen las pruebas inmunológicas?

Cuando existe una sensibilización mediada por IgE a sustancias presentes en el ambiente laboral es posible utilizar pruebas cutáneas de alergia (prick-test) y pruebas serológicas (denominadas CAP o RAST) para su detección. No obstante, la presencia de sensibilización a un agente ocupacional no es suficiente para el diagnóstico de AO, ya que los pacientes sensibilizados pueden estar asintomáticos. La respuesta inmunológica a un determinado agente únicamente significa que ha existido una exposición sensibilizante previa.

¿Son útiles los marcadores de inflamación bronquial en el diagnóstico?

Los marcadores no invasivos de inflamación bronquial, fundamentalmente el análisis de las células del esputo inducido y la fracción de óxido nítrico exhalado (FeNO), son una buena ayuda para el diagnóstico del AO. Además, algunas enfermedades similares, como la bronquitis eosinofílica ocupacional, sólo pueden detectarse utilizando estas técnicas.

La proporción de eosinófilos en el esputo está aumentada en muchos pacientes con AO inducida por sustancias de alto o bajo peso molecular, aunque en algún subgrupo de pacientes pueden predominar los neutrófilos. La monitorización de la celularidad del esputo y el FeNO puede complementar el resultado de otras técnicas diagnósticas como las mediciones del FEM, la HRB a metacolina o la prueba de provocación específica para establecer el diagnóstico de AO.

¿En qué consiste la provocación bronquial específica?

La prueba de provocación bronquial específica (PBE) se considera como la prueba de referencia o definitiva para confirmar el diagnóstico de AO, pero no siempre es necesario recurrir a ella. Consiste en la inhalación del agente sospechoso en dosis bajas y progresivamente crecientes, sin sobrepasar la concentración irritante. Esta prueba debe realizarse de forma controlada en un laboratorio especializado, o bien efectuarse en el lugar de trabajo exponiendo al paciente durante períodos de tiempo de duración creciente. Tras la provocación bronquial, se debe monitorizar de forma seriada y a intervalos cortos el volumen espiratorio máximo en el primer segundo (FEV1).

El objetivo de la PBE es confirmar la existencia de broncoconstricción y/o la aparición o aumento de la hiperreactividad bronquial tras la exposición al agente incriminado. La PBE sirve, al igual que la monitorización seriada del FEM, para demostrar de forma objetiva que existe una relación entre los síntomas asmáticos del paciente y la exposición a un agente presente en el medio laboral. Sin embargo, debido a que la monitorización del FEM puede manipularse y ser difícil de interpretar, la PBE es la prueba más fiable en el diagnóstico del AO.

En el caso de alérgenos hidrosolubles de alto peso molecular, que actúan a través de un mecanismo mediado por IgE, la combinación de una historia compatible, pruebas cutáneas positivas y la demostración de hiperreactividad bronquial se asocia con una probabilidad de padecer AO del 80%, por lo que a veces no es necesario realizar la prueba de provocación bronquial.

¿Cuál es el tratamiento del asma relacionada con el trabajo?

Una vez que el diagnóstico de AO por una sustancia sensibilizante se ha confirmado, es imprescindible que cese por completo la exposición a dicha sustancia, por lo que el paciente debe abandonar el puesto de trabajo que le afecta. Es importante diferenciar entre AO de mecanismo inmunológico y asma por irritantes, ya que el manejo en ambos casos difiere. Los individuos con AO por una sustancia sensibilizante deben abstenerse por completo de exponerse a ella, incluso a concentraciones mínimas. Esto implica que el trabajador debe ser reubicado en un área completamente distinta en la misma empresa o tiene que cambiar de profesión. La utilización de respiradores (mascarillas, equipos de protección respiratoria) por lo general es ineficaz, ya que incluso exposiciones muy bajas pueden desencadenar crisis de asma. Ocasionalmente, puede conseguirse una disminución efectiva de la exposición cambiando los sistemas de producción o aislándolos por completo. Cuando no es posible reubicar al trabajador en otra área o eliminar por completo del medio laboral la sustancia implicada, el trabajador debe solicitar, a través de su médico de Atención Primaria y Mutua Laboral, la incapacidad laboral por enfermedad profesional.

Los trabajadores con asma por irritantes pueden continuar en el trabajo, pero en zonas donde haya una menor exposición y escaso riesgo de escapes accidentales, o tras ser implantadas medidas de control ambiental e higiene industrial para disminuir la exposición. No obstante, la exposición a irritantes puede empeorar los síntomas de asma, como ocurre en todo paciente asmático.

El tratamiento antiasmático debe incluir la utilización de medicación antiinflamatoria de control (generalmente corticosteroides inhalados), y la utilización de broncodilatadores a demanda. El trabajador debe ser correctamente instruido sobre su asma, las posibles exacerbaciones y signos de alarma, las medidas de control ambiental y desalergenización, así como sobre la correcta utilización de la medicación.

¿Desaparece el asma ocupacional al cesar la exposición laboral?

Podría esperarse que al finalizar la exposición al agente causante del AO se produjera una completa remisión del asma. Sin embargo, este pronóstico favorable sólo se observa en ciertos pacientes con AO (aproximadamente la mitad), mientras que en un porcentaje elevado continúan sintomáticos y con hiperreactividad bronquial, aunque generalmente sí se observa una importante mejoría al abandonar el trabajo o finalizar la exposición. Por el contrario, la persistencia de la exposición en el trabajo en los pacientes con AO inmunológica produce un deterioro progresivo de los síntomas de asma y de la función respiratoria.

Resumen

  • En adultos con asma es muy importante considerar que la causa o empeoramiento del asma puede deberse a la exposición a sustancias presentes en el ambiente laboral.
  • El asma relacionada con el trabajo se clasifica en: asma ocupacional, causada por agentes específicos que se encuentran en el ambiente laboral; y asma exacerbada en el trabajo, que es el asma previa que empeora por la exposición a estímulos laborales.
  • La diferenciación de ambos tipos es muy importante porque el tratamiento, el pronóstico y las repercusiones médico-legales son diferentes.
  • El asma ocupacional es la enfermedad respiratoria profesional más frecuente en la mayoría de los países industrializados, ya que representan el 10-15% de todos los casos de asma en adultos.
  • El diagnóstico de asma ocupacional debe confirmarse de forma precoz y objetiva, puesto que cuanto más larga sea la duración de la enfermedad peor es el pronóstico. El tratamiento de elección es la evitación completa del agente causal.

Bibliografía

Bernstein, I. L., M. Chan-Yeung, J. L. Malo, y D. I. Bernstein, eds. Asthma in the Workplace. 3.ª ed. Nueva York: Taylor & Francis Group. 2006.

Malo, J. L., y Chan-Yeung, M. «Agents causing occupational asthma». J Allergy Clin Immunol, 123 (2009): 545-550.

Mapp, C. E., P. Boschetto, P. Maestrelli, y L. M. Fabri. «Occupational asthma». Am J Respir Crit Care Med, 172 (2005): 280-305.

Nicholson, P. J., Cullinan, P., Taylor, A. J., Burge, P. S., y C. Boyle. «Evidence based guidelines for the prevention, identification, and management of occupational asthma». Occup Environ Med, 62 (2005): 290-299.

Orriols Martínez, R., K. Abu Shams, E. Alday Figueroa, M. J. Cruz Carmona, J. B. Gladis Iturri, I. Isidro Montes, X. Muñoz Gall, et al. Grupo de Trabajo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). «Normativa del asma ocupacional». Arch Bronconeumol, 42 (2006): 457-474.

Sastre, J., y S. Quirce. eds. Patología respiratoria alérgica ocupacional. Madrid: Memisa, 2003.

Diseño y desarrollo: Eurosíntesis