Inicio » El tratamiento de las enfermedades alérgicas

El tratamiento de las enfermedades alérgicas

(Créditos, F. 173 y F. 175)

Los antihistamínicos son los fármacos más empleados en el tratamiento de las enfermedades alérgicas y actúan neutralizando los efectos de la histamina. Para el tratamiento del asma bronquial se utilizan inhaladores con fármacos broncodilatadores asociados a corticoides. Los broncodilatadores actúan relajando la musculatura del bronquio, y es recomendable que todos los pacientes lleven consigo un broncodilatador de acción rápida para utilizarlo siempre que sea necesario. No obstante, se estima que alrededor del 70% de los pacientes no usa correctamente los sistemas de inhalación. Los corticoides son medicamentos de gran trascendencia, tanto por su eficacia como por los diversos efectos secundarios que pueden provocar. Están indicados para el tratamiento de las manifestaciones broncopulmonares, óculo-nasales y cutáneas de diversas enfermedades alérgicas, así como para el tratamiento de urgencia de las reacciones graves, junto con la adrenalina. Además de los tratamientos convencionales para las enfermedades alérgicas, existen técnicas de medicina complementaria y alternativa. La vacunación con extractos alergénicos es el único tratamiento conocido que, además de mejorar los síntomas de la enfermedad y reducir las necesidades de otros medicamentos para su control, es capaz de detener la progresión de la enfermedad alérgica.

Diseño y desarrollo: Eurosíntesis