Inicio » Otras enfermedades alérgicas » 37. Alergia al látex

37. Alergia al látex

Dr. Carlos Blanco Guerra

Médico especialista en Alergología. Jefe del Servicio de Alergia del Hospital Universitario de La Princesa, Madrid

¿Qué es el látex natural?

El látex o caucho natural es un producto vegetal procesado, que se obtiene principalmente a partir de la savia de un árbol originario de Brasil, la hevea (Hevea brasiliensis), y que cuenta con múltiples aplicaciones, debido a sus propiedades elásticas. Aunque muchas otras especies de plantas contienen látex o savia lechosa, la principal fuente de látex natural desde el punto de vista comercial es la hevea, por lo que en adelante haremos referencia únicamente al caucho natural o látex de este árbol.

El caucho natural ya era conocido por las civilizaciones precolombinas de América Central, América del Sur y del Caribe, que lo utilizaban para fabricar prendas de vestir y juguetes, lo que fue observado por los primeros exploradores españoles. El descubrimiento accidental por Goodyear en 1839 del proceso de vulcanización, por el cual el látex calentado en presencia de azufre mejora su elasticidad y conservación, aseguró el éxito industrial del caucho natural. Por esa época, comenzó a cultivarse la hevea con fines comerciales en el Sudeste Asiático, región que pronto se convertiría en la principal productora de látex, lo que se mantiene hoy en día.

¿Para qué sirve el látex natural?

En la actualidad, miles de productos de uso cotidiano y médico contienen caucho natural. Se utiliza para fabricar globos, juguetes (pelotas, muñecas, etc.), elásticos, chupetes, tetinas, equipajes deportivos, alfombras, neumáticos, adhesivos, pinturas, suelas de zapatos, colchones, almohadas, gomas y un largo sinfín de útiles de uso cotidiano. También sirve para fabricar numerosos utensilios médicos, incluidos guantes, preservativos, diafragmas, diques odontológicos, catéteres, mascarillas faciales, vendajes elásticos y otros muchos.

Gracias a los avances tecnológicos, se dispone desde hace años de productos sintéticos con propiedades muy similares al látex natural, que de hecho cubren las dos terceras partes de la demanda mundial de caucho. En el caso de los guantes, existen productos sintéticos como el neopreno, que es virtualmente idéntico al látex natural en sus propiedades físicas; el vinilo; el nitrilo y otros productos que, en mayor o menor medida, pueden sustituir a los de látex natural. Sin embargo, sus propiedades físicas óptimas y su menor coste hacen que el caucho natural siga siendo imprescindible en nuestra sociedad moderna.

¿Qué tipos de reacciones ocasionan los productos de látex natural?

Los productos elaborados con látex pueden ocasionar tres tipos distintos de reacciones, si atendemos al mecanismo que las origina:

  • Dermatitis (inflamación de la piel) irritativa: se caracteriza por la irritación de la piel en la zona de contacto con el producto de látex. Es debida al roce reiterado o contacto prolongado con el látex; no está mediada por ningún mecanismo inmunológico (es decir, de defensa del organismo); mejora al cesar el contacto y cuidar adecuadamente la piel. Es la reacción más frecuente a productos de látex, pero a su vez la menos trascendente.

37_foto1.tif

Hevea. (Créditos, F. 130)

  • Dermatitis de contacto: también se caracteriza por la inflamación de la piel en la zona de contacto con látex, pero se diferencia de la anterior en que está mediada por un mecanismo inmunológico de alergia tipo IV o retardada, en el que está implicada la respuesta de los linfocitos a determinados productos químicos que se le añaden al caucho en su proceso de fabricación, como el tiuram o los carbamatos. Se conocen desde hace muchos años y se diagnostican por medio de pruebas epicutáneas en parche en la espalda, con una batería de diversos compuestos químicos, cuyos resultados se obtienen a los 3 o 4 días de la aplicación; de ahí el nombre de alergia retardada. Este tipo de alergia lo estudian y tratan indistintamente los dermatólogos o los alergólogos.
  • Alergia inmediata, también llamada alergia tipo I: es la reacción adversa mediada por inmunoglobulinas de tipo E (IgE) frente a las proteínas del látex natural. Se comenzó a conocer y diagnosticar hace poco más de veinte años; puede causar reacciones generalizadas (que no se limitan a la zona de contacto), y que suelen manifestarse a los pocos minutos de la exposición al producto de látex. Son de gran importancia y a ellas nos referimos cuando hablamos de forma genérica de alergia al látex. Son diagnosticadas y tratadas por los alergólogos.

37_foto2.tif

Obtención de látex natural a partir de la hevea. (Créditos, F. 131)

¿Por qué es tan importante la alergia al látex?

La alergia mediada por IgE a las proteínas de látex natural ha demostrado ser de suma importancia en la medicina moderna, debido a:

  • Su elevada prevalencia (es decir, proporción de individuos enfermos en un grupo): si bien en la población general se estima por debajo del 1%, alcanza cifras muy superiores en determinados grupos de riesgo (o predispuestos a padecer esta enfermedad; véase más abajo).
  • La potencial gravedad de las reacciones que induce: puede ocasionar reacciones alérgicas generalizadas (denominadas reacciones anafilácticas o de anafilaxia sistémica), que incluso comprometen la vida del paciente. Ocurren típicamente en el transcurso de exploraciones médicas, radiológicas, ginecológicas, procedimientos odontológicos o intervenciones quirúrgicas. De hecho, se estima que la alergia al látex es responsable del 17% de las reacciones anafilácticas durante intervenciones quirúrgicas, así como de alrededor del 5% de las reacciones anafilácticas que se atienden en los servicios de Urgencias.
  • Su capacidad para inducir asma bronquial profesional entre trabajadores que utilizan guantes de látex: se estima que entre el 2 y el 10% de los trabajadores que precisan utilizar guantes de látex acaban padeciendo asma bronquial (crisis de dificultad respiratoria por inflamación de los bronquios) que, si no se diagnostica y trata a tiempo, puede ser progresivo y llegar a ocasionar pérdida irreversible de capacidad respiratoria, e incluso incapacidad laboral transitoria o permanente.
  • La asociación de alergia al látex con alergia a determinados alimentos: el conocido como síndrome de alergia a látex-frutas. A raíz de la observación clínica de la asociación frecuente de alergia a determinados alimentos con alergia al látex, se descubrió la existencia de reacción cruzada entre ciertos alérgenos (proteínas que causan alergia) del látex y de algunos frutos. Como consecuencia, aproximadamente la mitad de los pacientes alérgicos al látex pueden presentar reacciones alérgicas a alimentos y deben hacer dieta exenta de ellos (véase más abajo).

¿Quiénes presentan riesgo de padecer alergia al látex?

Si bien cualquier persona se puede hacer alérgica al látex, hay grupos específicos que corren un mayor riesgo de padecer esta enfermedad, en concreto:

  • Los niños con espina bífida (malformación congénita del tubo neural): entre el 30 y el 70% pueden tener alergia al látex. Esto es debido a que las intervenciones quirúrgicas en los primeros días de vida, que estos pacientes suelen precisar, parecen favorecer mucho la aparición de alergia al látex.
  • Los trabajadores sanitarios, con una prevalencia estimada entre el 5 y el 17%, en función de la distinta utilización de guantes de látex en las diferentes zonas de trabajo.
  • Cualquier otro grupo de trabajadores que estén expuestos a látex natural, bien por utilizar guantes de látex en su trabajo (personal de limpieza, de seguridad, manipuladores de alimentos, etc.); o por trabajar en un fábrica de productos de látex (como una fábrica de muñecas o juguetes de goma). Se estima que alrededor del 5% de los trabajadores de invernaderos, que se valen de guantes de ama de casa para proteger sus manos, se hace alérgico al látex.
  • Individuos que han sido operados en múltiples ocasiones: a mayor número de intervenciones quirúrgicas, más probabilidad de padecer alergia al látex. De hecho, se calcula que cerca de un 6% de los pacientes con más de cinco operaciones son alérgicos al látex.
  • Individuos alérgicos a determinados alimentos vegetales, como el plátano, el kiwi, el aguacate o la castaña, entre otros, que se asocian de manera muy significativa a alergia al látex; de tal forma que el diagnóstico de alergia a cualquiera de esos alimentos obliga a descartar una alergia asociada a látex. Ésta es la base del denominado síndrome de alergia a látex-frutas (véase más abajo).
  • Los pacientes con atopia (es decir, que tienen predisposición a padecer alergias mediadas por anticuerpos IgE) tienen tres veces más posibilidades de ser alérgicos a látex que la población general.

¿Cómo se manifiesta la alergia al látex?

La alergia al látex se puede manifestar con cualquiera de los síntomas y signos típicos de las reacciones alérgicas mediadas por IgE. Su característica fundamental es que se desencadenan a los pocos minutos de la exposición al látex, casi siempre en la primera hora tras el contacto. Es importante saber que incluso el paciente con la forma más leve de alergia al látex, si es operado o explorado con guantes u otros productos de este material, puede presentar una reacción grave. Las principales manifestaciones clínicas, que pueden aparecer aisladas o en combinación, son las siguientes:

  • Urticaria local: picor y ronchas en la zona de contacto con el producto de látex, que suele desaparecer en minutos tras cesar el contacto y lavar la zona.
  • Urticaria generalizada: picor y ronchas por todo el cuerpo, de forma inmediata tras la exposición al producto de látex.
  • Angioedema: hinchazón en la zona de contacto o a distancia (por ponerse unos guantes puede hincharse la cara a los pocos minutos). Es característico el angioedema de los labios tras inflar globos.
  • Rinoconjuntivitis: molestias nasales (estornudos, picor, mucosidad, congestión nasal) y/u oculares (picor, enrojecimiento, lagrimeo) a los pocos minutos de exponerse al producto de látex. La difusión por vía aérea de sus alérgenos, que se unen al almidón de maíz que se utiliza para empolvar los guantes, hace que la rinoconjuntivitis pueda ocurrir sin contacto directo.
  • Asma bronquial: crisis de tos, opresión torácica, dificultad respiratoria y sibilancias (pitidos) audibles al respirar, a los pocos minutos de tocar el producto de látex. De nuevo, la simple inhalación de polvillo de guantes de látex, sin necesidad de contacto directo, puede causar asma bronquial.
  • Anafilaxia: reacción generalizada que afecta a más de dos órganos o sistemas; de forma característica cursará con urticaria/angioedema, rinoconjuntivitis, asma bronquial, síntomas digestivos, etc. Su forma más grave, el choque anafiláctico, se acompaña de colapso circulatorio (hipotensión, fallo cardíaco) y/o fracaso respiratorio (por crisis grave de asma bronquial o por angioedema de laringe), que comprometen la vida del paciente.

shutterstock_61943059.tif

Los globos son uno de los muchos productos fabricados con látex natural.
(Créditos, F. 132)

¿Cómo se diagnostica la alergia al látex?

La base para llegar al diagnóstico de una alergia al látex es la historia clínica de reacciones adversas a los pocos minutos de exponerse a productos de látex, que curse con los síntomas y signos típicos de las reacciones mediadas por IgE, detallados más arriba. Todo médico general o especialista que atienda a un paciente que cuente una historia sugestiva de alergia al látex, o bien una historia de reacción alérgica de causa desconocida, deberá remitir al paciente a la consulta del alergólogo para su estudio. El alergólogo se apoya en una serie de pruebas diagnósticas, que permiten confirmar o descartar la alergia al látex, principalmente:

  • La prueba cutánea en prick con extractos de látex: consiste en la aplicación sobre la piel del antebrazo de una gota de extracto de látex, tocando la piel con la punta de una lanceta a través de la gota. En caso de alergia, aparecerá una roncha a los pocos minutos en la zona de aplicación. Una prueba positiva no siempre implica alergia, ni una prueba negativa conlleva siempre la ausencia de alergia; por lo que es importante que el resultado sea interpretado por un alergólogo. Por otra parte, es un método diagnóstico rápido y fiable, pero no exento de riesgo, que precisa supervisión médica.
  • La determinación de IgE en sangre frente al látex o a sus alérgenos: se trata de un método fiable, pero puede dar resultados falsos positivos o negativos, por lo que de nuevo es importante que el resultado sea interpretado por un alergólogo.
  • Las pruebas de exposición controlada (provocación) a látex: la más utilizada es la prueba de uso de guante, que se realiza bajo estricta supervisión médica en los servicios de Alergia, que cuentan con los medios y el personal necesario para tratar reacciones alérgicas. Suele ser muy útil para resolver los casos dudosos, o aquellos en los que es especialmente relevante confirmar o descartar la alergia al látex, como en la alergia profesional.

¿Cómo se trata la alergia al látex?

Con respecto al tratamiento de la alergia al látex, hay que distinguir el tratamiento de las reacciones, del tratamiento de la alergia en sí.

shutterstock_63436321.tif

El personal sanitario constituye uno de los grupos de riesgo para padecer alergia al látex. (Créditos, F. 133)

Las reacciones alérgicas al látex se tratan como cualquier otra reacción alérgica, contrarrestando con la medicación adecuada los síntomas y signos de la reacción. Mientras que las reacciones leves suelen remitir con antihistamínicos, corticoides y/o inhaladores broncodilatadores, el tratamiento de elección para las reacciones graves es la adrenalina (epinefrina). Ésta debe ser administrada rápidamente tras el inicio de la reacción, por lo que existe adrenalina autoinyectable para los pacientes con riesgo de presentar reacciones graves. El alergólogo se encargará de prescribirla a aquellos pacientes que la requieran.

Una vez diagnosticada la alergia al látex, la base del tratamiento etiológico (dirigido específicamente hacia la causa de la enfermedad) es la evitación total de cualquier exposición a látex. Esto puede resultar muy difícil, dada la ubicuidad de productos de látex. Y es especialmente complicado en los trabajadores sanitarios.

Para los pacientes alérgicos al látex, en general, se recomienda eludir todo contacto con productos de dicho material. Además, si precisan ser explorados u operados, deben utilizarse guantes sintéticos (de neopreno, nitrilo u otros). El resto de material sanitario, como sondas, mascarillas, etc., también debe estar exento de látex (de hecho, hay alternativas disponibles para ello).

Cuando se trata de una alergia al látex profesional, como es el caso de los trabajadores sanitarios, además de las recomendaciones generales que acabamos de mencionar, se debe evitar la exposición a látex en el medio laboral. Esto incluye abstenerse del uso de guantes de látex, utilizando en su lugar guantes no estériles de nitrilo, guantes estériles de neopreno, etc.

Por último, en España se dispone de una vacuna antialérgica para tratar la alergia al látex, que se administra por vía sublingual (debajo de la lengua) y puede mejorar el curso de esta enfermedad. Tiene unas indicaciones precisas, y no es recomendable para todos los pacientes alérgicos, por lo que siempre debe ser un alergólogo quien decida su prescripción.

¿Cómo se previene la alergia al látex?

Las siguientes medidas ayudan a prevenir la alergia al látex:

  • Los niños con espina bífida y otras malformaciones congénitas, que se asocian con un altísimo riesgo de padecer alergia al látex, deben evitar todo contacto con látex desde su nacimiento.
  • Los guantes de látex sólo deben utilizarse para impedir el contagio de determinados virus por parte de profesionales expuestos a fluidos biológicos, como la sangre humana. En otras palabras, colectivos profesionales como manipuladores de alimentos, trabajadores de invernaderos o amas de casa, que requieren guantes por motivos higiénicos o para proteger las manos, nunca deberían utilizar guantes de látex, y emplear en su lugar guantes exentos de látex.
  • Respecto al asma bronquial profesional por látex, se ha demostrado que está en relación directa con la utilización de guantes de látex empolvados, ya que sus alérgenos, que pasan al aire con el polvillo y se inhalan, son los responsables del desarrollo del asma bronquial por látex y de las crisis subsiguientes. La recomendación a este respecto es que los guantes de látex empolvados dejen de utilizarse, y sean sustituidos por guantes de látex sin empolvar o guantes exentos de látex. Esta medida ha demostrado ser muy eficaz en la reducción del asma bronquial por látex.
  • Los pacientes alérgicos al látex deberían llevar una pulsera o medalla con la leyenda alergia al látex y/o una copia del informe médico siempre disponible en el bolso o cartera.
  • A la luz de los conocimientos actuales, parece razonable recomendar la evitación de látex en el primer año de vida (chupetes, tetinas, juguetes, etc.), ya que esta edad parece crucial a la hora de determinar futuras alergias; no obstante, por el momento no hay pruebas científicas que avalen esta recomendación.
  • Para prevenir reacciones es importante el correcto etiquetado de todos los productos que contienen látex, para lo cual hay normativas específicas a nivel europeo. Productos como los colchones y las almohadas de látex deberían advertir del riesgo potencial para pacientes alérgicos a él.
  • Además, se dispone de protocolos específicos para el manejo de pacientes alérgicos al látex en el medio sanitario, en urgencias, quirófanos, hospitalización, etc.
  • También se ha demostrado la transferencia de alérgenos de los guantes de látex a la comida, por lo que nunca deben utilizarse guantes de látex para manipular alimentos, ya que pueden ocasionar reacciones por ingestión en los pacientes alérgicos.

¿Qué es el síndrome de alergia a látex-frutas?

Como ya se mencionó más arriba, cerca de la mitad de los pacientes alérgicos al látex puede sufrir reacciones alérgicas a determinados alimentos vegetales. En concreto, se trata de frutos como los plátanos, las castañas, los aguacates, los kiwis y diversas frutas tropicales.

Esta asociación tan llamativa se ha denominado síndrome de alergia a látex-frutas. Se explica por el gran parecido entre determinados alérgenos del látex y de los alimentos vegetales implicados en el síndrome. Como consecuencia, los anticuerpos IgE se confunden y reaccionan indistintamente con el látex o los alimentos.

La clínica de estas reacciones alérgicas a alimentos suele ser inmediata tras su ingestión (a los pocos minutos) y cursa con los síntomas y signos propios de las reacciones alérgicas mediadas por IgE. Abarcan desde la forma más leve, el conocido como síndrome de alergia oral (picor y enrojecimiento alrededor de la boca), hasta la forma más grave de anafilaxia, pasando por urticaria, angioedema, asma bronquial, síntomas digestivos, etc.

El diagnóstico de la alergia a alimentos lo debe realizar el alergólogo. Al igual que con el látex, se basa en la historia clínica de reacciones alérgicas a los pocos minutos de, en este caso, ingerir los alimentos. La sospecha clínica se confirma con pruebas cutáneas y determinación de anticuerpos IgE en sangre. En ocasiones, es preciso recurrir a pruebas de provocación oral con los alimentos (ingestión bajo supervisión por parte del alergólogo), para confirmar o descartar el diagnóstico de sospecha. Una vez diagnosticada la alergia a los alimentos, hay que hacer dieta exenta de aquellos a los que cada paciente es alérgico. De momento, no se dispone de tratamientos curativos para este tipo de alergia.

shutterstock_93334.tif

Ciertas alergias a frutas se asocian con la alergia al látex. (Créditos, F. 134)

La trascendencia de este síndrome clínico es doble:

  • A todo paciente alérgico al látex se le debe realizar un estudio para descartar alergia a alimentos vegetales y, de este modo, prevenir reacciones alérgicas a alimentos que pueden ser potencialmente graves.
  • En todo paciente que consulta por alergia a los alimentos vegetales implicados en el síndrome, se debe sospechar y descartar una posible alergia a látex subyacente. De esta forma, se previenen reacciones alérgicas potencialmente graves al látex.

Resumen

  • El látex o caucho natural es un producto vegetal procesado que, por sus propiedades elásticas, tiene múltiples aplicaciones.
  • La alergia mediada por IgE al látex es muy importante, debido a su frecuencia y potencial gravedad.
  • Hay determinados grupos de población que tienen mayor riesgo de padecer alergia al látex, como los trabajadores sanitarios.
  • La alergia al látex se manifiesta como reacciones alérgicas a los pocos minutos de la exposición.
  • El diagnóstico de la alergia al látex lo realiza el alergólogo, basado en la historia clínica, que complementa con determinadas pruebas.
  • Una vez se diagnostica al paciente de alergia al látex, el tratamiento se basa en la evitación del contacto.
  • Hay una serie de medidas útiles para prevenir la alergia al látex, como desechar el empleo de guantes de látex empolvados.
  • Hay alergias a determinados alimentos vegetales que se asocian con la alergia al látex.

Bibliografía

aepnaa (Asociación Española de Alérgicos a Alimentos y Látex). http://aepnaa.org. (Fecha de consulta: 20 de septiembre de 2011.)

Asociación Española de Alérgicos al Látex. http://alergialatex.com. (Fecha de consulta: 20 de septiembre de 2011.)

Blanco Guerra, C., y S. Quirce Gancedo, eds. Alergia al látex. Barcelona: MRA Ediciones, 2002.

Blanco Guerra, C., S. Quirce Gancedo, B. de la Hoz Caballer, A. Nieto García, y A. Tabar Purroy. «Reacciones de hipersensibilidad al látex del árbol del caucho». En A. Peláez e I. Dávila, eds. Tratado de alergología, t. 2. Madrid: Ergon, 2007, 1.657-1.680.

Aaaai (Sociedad Americana de Alergia, Asma e Inmunología). http://www.aaaai.org/espanol/tips/alergia_al_latex.stm. (Fecha de consulta: 20 de septiembre de 2011.)

SEAIC (Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica). http://www.seaic.es. (Fecha de consulta: 20 de septiembre de 2011.)

Diseño y desarrollo: Eurosíntesis